Natanael

Sunday, August 27, 2006

Hace mucho que no pasaba por aquí. Una de las razones es que estaba intentando hacer algo útil con mi vida, otra, es que no lo conseguí.

Mientras, redactaba borradores de cosas, entre otras, esta introducción, con la que pretendía encabezar un panfleto sobre las corporaciones modernas. Supongo que si queda alguien por ahí que pueda leerlo, al menos, pasará un rato. A mí, me sirve como ensayo, ya que estoy usando el procesador on line http://www.writely.com


INTRODUCCIÓN.

"Ganarás el pan con el sudor de tu frente" (Gn 3,19)

Las Tecnologías de la Información y Comunicaciones - a las que nos referiremos como TIC, a partir de este momento - son un agente de cambio y construcción de la realidad, cuestión que se hace evidente en fenómenos como la globalización, los mercados de capitales, y los cambios en modelos de negocio tan arraigados como han sido la banca, el sector de seguros, e incluso la venta de bienes de consumo. Las TIC son un instrumento, un elemento estructural[1], como lo es el edificio de unas oficinas o el cuchillo de un carnicero, algo necesario, relevante, pero no directamente relacionado con el negocio, pero esto no ha impedido que se conviertan en un sector independiente, de gran peso ponderado en la generación de riqueza, que ha necesitado de una numerosa fuerza de trabajo para que mantenga en pie un edificio que en ocasiones parece construido sobre el aire.

Esa mano de obra, ese proletariado de la tecnología, es el público directo de este texto, es el sujeto - a veces pasivo y a veces activo - de las experiencias que se detallan. Es de suponer que los trabajadores del entorno de las TIC que lleguen hasta estas páginas se verán reflejados de alguna forma en ellas, que comprenderán de un solo vistazo las hipótesis defendidas y que podrán tomar la información elaborada y construir sobre ella, darle un uso, discutirla o interiorizarla, según los casos.

Sin embargo, se busca también describir el tejido constituido por dichos trabajadores para los que no son parte directa del mismo. Puede preguntarse el lector si ese conocimiento resulta de utilidad al que es ajeno al mundo de la tecnología. La respuesta - salvo en algunos casos - es rotundamente sí. Cualquiera que trabaje en una estructura corporativa moderna puede extrapolar, encontrar elementos comunes, especialmente aquellos que se refieren a manipulación, a comportamiento corporativo, a compromiso y pueden por comparación adquirir conocimientos de aplicación en su propia situación. Debe tener en cuenta el lector, además, que dada la demanda de mano de obra que tiene y que ha tenido el sector, existen perfiles - jóvenes con casi cualquier formación, incluidos los estudiantes de letras - que son susceptibles de acabar formando parte de este grupo. También está dirigido a los consumidores de TIC, tanto los que consumen a pequeña escala, esos que compran o incluso piratean un videojuego, como a aquellos que forman parte de empresas que son clientes de grandes consultoras, que emprenden proyectos de millones de euros casi saltando al vacío. Ambos pueden estar interesados por pura conciencia social, como aquellos que han dejado de consumir ciertas marcas al saber que la mano de obra eran menores recluidos en naves industriales o en términos prácticos, porque a través de la “calidad” de los proveedores puede augurarse una idea aproximada de la calidad del producto final. Tal vez acaben exigiendo una etiqueta de “Tecnologías justas” semejantes a las de “Comercio justo”.

Con el cristal graduado que proporciona la psicología - en especial la psicología social, aunque entraremos en elementos como el conductismo puro y duro -, se verán efectos comunes en las empresas, como el “capillismo” o “groupthinking”, la capacidad de autoengaño en los grupos, la sumisión, la coerción, o los engaños más comunes con los que se venden las políticas organizacionales, y como el uso de un determinado lenguaje influye sobre nosotros a través de unos cuantos ejemplos. Se describirán a través de casos concretos fenómenos nada sutiles de manipulación a través del miedo, o a través de información que debería estar restringida sobre la vida privada y se relatará cómo se trasladan cada vez más responsabilidades de la organización y del estado al trabajador, como aquellas referidas a la salud y a la formación.

Para desarrollar estas ideas, se pretende trazar un itinerario, un camino que será recorrido valiéndose de datos en bruto, bibliografía, casos específicos y paradigmáticos que el que suscribe puede narrar de primera mano. Se emplearán términos como engaño y solidaridad, como ética y sumisión, casi prohibidos en los discursos que se escuchan en las organizaciones actuales. Quizás no baste el conocimiento para cambiar, pero al menos, ayuda para reconocer los errores e intentar subsanarlos.



[1] En un artículo publicado en la prestigiosa Harvard Business Review, Nicholas Carr publicó un artículo titulado “IT doesn’t matter” que provocó ampollas. En el artículo, Carr argumentaba que las TIC son algo cuya adquisición, tenencia y uso, no otorgan ya ventaja sobre la competencia. Por supuesto, hay muchos que no están de acuerdo, especialmente en nuestro país, donde la penetración de las TIC aún no está al nivel que debería, pero pensemos en la electricidad: la energía eléctrica debió crear una gran diferencia entre los que la poseían y no la poseían, pero hoy por hoy es considerada un suministro más, indispensable, pero no parte de la estrategia de diferenciación.


Monday, May 22, 2006

Eurovisión, Demo-Acracia e Inteligencia Global.

Se nos llena la boca hablando de Democracia, e incluso los descendientes ideológicos de don Francisco Franco, dictador llamado Generalísimo -palabra que causó furor en el exterior de nuestras fronteras, pues superlativizar lo que no era superlativizable fue muy creativo, y perdonen lo estúpido de mis verbos- la usan con fervor y ardor guerrero, como si el esgrimirla diese un poder especial. La Democracia tal y como la crearon los griegos, distaba mucho de ser como es hoy - no voy a dar una clase de historia, pero los griegos eran unos cabroncetes muy salados, y hay que recordar que no todo el mundo era considerado ciudadano-. Incluso la democracia hoy dista mucho de ser como es hoy, quiero decir, que no es democracia en su estado puro. Gracias a la forma de calcular los votos, no todos los votos valen lo mismo.

Citando a Martín Sheen en su papel de televisivo presidente de los EE.UU. la democracia es un sistema en el que elegimos, no lo que queremos decidir, sino a las personas indicadas para que decidan por nosotros. Curioso es que los propios americanos hayan olvidado eso: al ser entrevistados los votantes de Bus hijo, decían que le votaron porque les parecía más cercano a ellos, o que le veían capaz de tomarse algo en un bar... dejaré esta circunvolución, en la que podría perderme, y continuaré diciendo, que la democracia fue un día cosa de unos pocos, que no todos los ciudadanos tenían derecho a votar. Hoy se supone que sí. Es mucho mejor que la dictadura, que nadie piense que estoy haciendo apología de nada parecido, pero...

Casi todos admitimos que la tele es una basura, pero se sigue viendo. Eso convierte en muy rentables programas que son clasificados como tóxicos para los niños, embrutecedores por los psicólogos y simplemente de malos por mí, por no meterme en más discusión. Admitamos que con la literatura pasa lo mismo, los libros más vendidos son, según algunos críticos, verdadera mierda, digna de terminar quemada -yo es que disiento de eso también, pero dejaré la literatura para otros colegas-.

Lo que ha sucedido con eurovisión ha sido un fenómeno impresionante: ha bastado que cambie el sistema de votaciones para que salga elegido un grupo Heavy de allá por el norte, un puñado de chavalotes disfrazados de diablos, algo impensable cuando las votaciones iban “por otros derroteros”. ¿Podría pasar lo mismo con el premio Planeta? Por supuesto, podría pasar con casi todo. Sería la dictadura de la mayoría sobre las minorías cualificadas. En estos días en los que todo, gracias a las TICs podría ser sometido a referéndum automático, vale más que nunca la manipulación - a veces nada sutil - a la que nos someten los medios. Merece la pena mantenernos poco educados, desensibilizarnos, disgregarnos mediante promesas cuasi religiosas realizadas por políticos. ¿Podemos imaginar un mundo en el que la investigación sobre el cáncer estuviese sometida a un programa tipo gran hermano?

Aunque, claro, puede que seamos los que así pensamos los que estamos equivocados. Puede que lo que es poco adaptativo, es pensar que hay una televisión mejor, que pude educarse mejor a la gente, que la vivienda debería ser más barata y que la cultura nos hace libres. No digamos los que se dicen a sí mismos cualificados... los críticos de cine, los literatos, los académicos...

¿Es la democracia la menos mala de las maneras? ¿Alguien puede llegar con una alternativa?

Yo niego la existencia de una Inteligencia Colectiva. Creo que alguna mente poderosa podrá levantar a una masa que no sabrá como ha llegado hasta allí, pero que está cabreada. Desde luego, pensar que lo van a sacar ellos solos...

Y uno de estos días, como aplica esto al sistema empresarial...

Wednesday, May 03, 2006

Weber for Kids

Weber, del que podéis leer en la Wikipedia -entre otros sitios-, fue un tipo muy listo, pero con sus cosas. No es tan conocido como Marx, pero es obligatorio para cualquiera que quiera saber de sociología, y para cualquiera que está dispuesto a analizar las razones de esto del trabajo.


A Weber no le entendí nunca, quiero decir, entendí su tesis, pero claro, no me la acaba de tragar.

Weber no estaba de acurdo con Marx -es curioso, a Weber no se le estudia en Filosofía, ¿tendría que ver con que era economista? No sé -. Para Weber no era lo material lo que movía a la fuerza trabajadora, sino la religión. No me dicen en ninguna parte a que religión pertenecía, pero me da que era protestante, creo que calvinista. Lo digo porque parece hablar con acritud de los católicos, esos vagos impenitentes.

Weber nos dice que los Calvinistas, a través del trabajo, glorifican a Dios. Es la actitud de los conventos trasladada a las calles. Eso sí, cuando ya la máquina capitalista está en marcha, entonces ya no hace falta la ética calvinista.Bien pensado, a los que no entiendo, es a los Calvinistas.
Según un breve análisis -así, a bote pronto- cuando nos sometemos al mercado laboral, estamos dejando que brote el pequeño calvinista que todos llevamos dentro. Yo, no creo en la religión verdadera, así que no pienso creer en las demás.

Día del trabajo.

El día 1 de Mayo, está dedicado a los mártires de Chicago. No voy a repetir la historia, pero valga decir, que se dejaron la sangre para que --entre tras cosas-- hubiese jornadas de ocho horas.
A veces, me siento como si me estuviese orinando en sus tumbas.
Hoy he levantado el puño, espero hacerlo unas cuantas veces más. Vaya ahí mi celebración, y no en un maldito puente que pasar en la playa.

Por cierto, buscando información, he encontrado esto, si alguien lo lee (Duelos y Quebrantos parece que va rápido... ese libro no me entra) que me avise.

Tuesday, May 02, 2006

Marx for Kids.

confieso que el título de este artículo es una broma que se me ocurrió hablando con un compañero de trabajo de esos que tienen un conocimiento de cero sobre humanidades. El mío, al menos, debe ser de un uno sobre cien, porque no creo que el Marxismo sea eso de las colas para ver la momia de Lenin.

Este es un breve artículo, cuyas fuentes son libros de instituto y algún apunte de la wikipedia. ¿Por qué alguien tomaría unas fuentes tan escuetas, sucintas- o incluso pobres-¿ Es fácil, porque el repaso a Marx debería ser algo continuo, pero llevadero.

Se habla mucho de la ideología Marxista, incluso muchos -neohippies, comunistas de salón, y otros bichos de mal vivir- dicen que la ideología era buena, pero que se la “cargan las personas”. Es posible, es posible..., supongo que son del mismo palo de los que dicen que “no tienen nada contra la iglesia, lo que no les gusta son los curas”. Bueno, según mi criterio, que confieso que no es del todo mío -lo he obtenido de otros, de sus escritos y palabras y lo he intentado hacer mío- la realidad está constituida de cada uno de los elementos que lo configura, dicho de otra forma: la iglesia son los curas y las ideologías son las personas que creen en ellas, así que las realidades pueden mutar, cambiar, gracias a las personas que la conforman -- tres cosillas me quedé de V de Vendetta, una de ellas decía algo así como: Si queréis saber quien es el culpable, miraos al espejo --
Precisamente, de la palabra ideología, se obtienen diferentes acepciones. Marx utiliza la palabra desde un punto de vista negativo: En toda la ideología los hombres y sus relaciones aparecen invertidos como en una cámara oscura -- dice Marx. La ideología es un conjunto de ideas falsas y falsificadoras ¿hace falta explicación a la diferencia entre falso y falsificador? La ideología es un filtro que distorsiona la percepción, sirve para suplantar a la realidad. Por ello, según un Marxista, habría que derribar a la religión, la moral y la política -- lo que es curioso, porque se relaciona muy bien con Nietzsche, aunque los polos de los que se agarraron a sus ideologías fueran teóricamente opuestos-- Desde la óptica Marxista se considera que la conciencia es “un producto social”. En conclusión: las ideologías, sean del tipo que sean, lo que hacen es proteger los intereses de aquellos que fuerzan o se aprovechan de su implantación y, por lo tanto, deberían ser apartadas, destruídas para quitar la venda de los ojos de los que las padecen en su fe.

En este post, como en el resto de los textos, intentamos hacer hincapié en lo que se refiere al trabajo, y ahí entra el concepto de alienación -por dos veces, el maldito Word, me corrige alienación y la sustituye por alineación, como en esa frase tan de moda que dice: estar alienado con los objetivos de la empresa. Resulta sospechoso cuando menos - (que en algunos textos hacen equivalente a enajenación, aunque es muy discutible) así que ¿qué mejor que sea el propio Marx el que nos explique lo que es la Alienación?

“En primer lugar en que el trabajo es algo externo al obrero, es decir, algo que no forma parte de su esencia, en que, por tanto, el obrero no se afirma, sino que se niega en su trabajo, no se siente bien, sino a disgusto, no desarrolla sus libres energías físicas y espirituales, sino que mortifica su cuerpo y arruina su espíritu. Por tanto, el obrero solo se siente en sí fuera del trabajo, y en este se siente fuera de si. Cuando trabaja no es el, y solo recobra su personalidad cuando deja de trabajar. No trabaja, por tanto, voluntariamente, sino a la fuerza, su trabajo es un trabajo forzado. No representa la satisfacción de una necesidad, sino que es simplemente, un medio para satisfacer necesidades extrañas a el. El carácter extraño del trabajo que realiza se manifiesta en toda su pureza en el hecho de que el trabajador huye de su trabajo como de la peste, en cuanto cesa la coacción física, o cualquier otra que le constriñe a realizarlo. El trabajo externo, el trabajo en el que hombre se enajena, es un trabajo de auto sacrificio, de mortificación. En definitiva, la exterioridad del trabajo para el obrero se revela en el hecho de que no es algo propio suyo, sino de otro, de que no le pertenece a el y de que Él mismo, en el trabajo, no se pertenece a sí mismo, sino que pertenece a otro. Lo mismo que en la religión la actividad humana propia de la fantasía humana, del cerebro y el corazón humanos, obra con independencia del individuo y sobre Él, es decir, como una actividad ajena, divina o demoníaca, la actividad del obrero no es tampoco su propia actividad. Pertenece a otro y representa la pérdida de sí mismo.”
Marx, Manuscritos: Economía y filosofía.

Es decir, el trabajador no se identifica con el trabajo, no revierte en él mismo y lo siente como una maldición --no es el mejor resumen, pero...--
En la actualidad existen distintas corrientes marxistas que hacen distintas lecturas de la teoría del valor trabajo en Marx. Para Marx, la determinación de la magnitud de valor de una mercancía es la cantidad de trabajo requerido socialmente para producirla. Según la corriente más común, el valor de un producto lo forman las horas de trabajo efectivo realizadas por personas de capacidad media que han sido necesarias para la creación de dicho producto. Discutible, pero marxista: el trabajo es la medida del valor. Por eso defendemos en esta bitácora (o en otros foros) los horarios controlados, pirámides de menos escalones, menos organismos de control que imputan su valor inexistente a los obreros menos cualificados, en general, eliminar aquello que resta valor a lo que realmente está creándolo. --Estas teorías aplican a la producción, no a lo que está generando más y más nuevos ricos: mercados de capitales, especulación, derechos de autor de un abuelo...--. Citando a la wikipedia (por pura pereza):
“Según la teoría del valor trabajo cada mercancía encierra un valor correspondiente al tiempo de trabajo socialmente necesario requerido para su producción. En el caso de un mueble esto incluye las horas del carpintero y las horas de trabajo que fueron necesarias para producir cada una de las mercancías involucradas en el proceso de producción. En el caso de la mercancía "fuerza de trabajo", su valor es también en ese caso el necesario para su reposición, es decir, para que el trabajador pueda seguir alimentándose y vistiéndose lo necesario como para volver al trabajo cada nuevo día. Suponiendo que el trabajo acumulado en el alimento diario del trabajador sea de 4 horas y suponiendo, para simplificar, que ésta sea su única necesidad, podemos concluir que el valor de la fuerza de trabajo durante un día es de 4 horas. Pero el trabajador puede producir más que lo que come. Si el capitalista le obliga a extender la jornada laboral a 8 hs, existe un valor nuevo, un valor que no estaba incluido en ninguna otra componente del proceso de producción. Este valor nuevo (el plusvalor) es apropiado por el capitalista.”
Según Marx, el motor de la historia es la lucha de clases, los que producen y los que se quedan con lo que se produce dejando las migajas a los trabajadores, haciendo que trabajen más de lo necesario, y esta historia, movida por esa lucha, debería encaminarse a la desaparición de las clases. El trabajo se mide en horas, sí -- dice Ralston Saul en la Civilización Inconsciente que los últimos Marxistas que quedan están en consejos de dirección y en escuelas de economía --
Si Marx levantase la cabeza.

Thursday, March 30, 2006

Monday, March 06, 2006

Hace muy poco, estuve en una entrevista de trabajo. No tenía intención de cambiar de empresa, porque sé que esta, en la que trabajo, es una de las que mejor te tratan como empleado, a pesar de los efectos debidos a los reinos de Taifas, sobre los que escribiré –si no lo he hecho ya, me pilláis despistado-, pero lo cierto es que me intrigó ver que podían ofrecer. Aún estoy en proceso de selección, así que arriesgaré un poco.

Me resultó gracioso que me citasen a una determinada hora –por la mañana, para más INRI, sabiendo que trabajo-, y que me pusiesen problemas para cambiar la hora de la entrevista. Al final, cedí. Me presenté con cierta imprecisión - unos cinco minutos de retraso -, en el lugar convenido. Iba agobiado, pues siempre he sido puntual. Cuando llegué, una señorita me tomó los datos y llamó a una extensión –sólo marcó cinco dígitos-,al colgar me indicó que esperase un momento, que ahora me llamaban.

Estuve cuarenta minutos sentado en un sillón de piel gastada, gastada probablemente por los culos de las otras víctimas que han pasado por entrevistas varias. ¿Qué respeto puedo esperar por parte de una empresa que no me respeta lo suficiente como para atenderme a la hora que habían fijado ellos mismos? ¿Es que no podía el entrevistador dejar lo que fuese durante los diez o veinte malditos minutos que pensaba dedicarme? ¿No podían, en último caso, decirme que iban a tardar para que pudiese tomar un café, llamar a alguien o lo que fuese?

Después, eso sí, me habló de lo exigente que era su modelo, del "UP or OUT" y de otras monsergas de Consultoría. Ya me imagino que habrá que echar horas, ya lo sé, no respetando el tiempo de los demás, como haces, es de esperar. Asumiendo que los subordinados están ahí independientemente del momento en el que quiera usarlos, me lo espero. Me imagino, perfectamente, como se hacen los cálculos de esfuerzo de los proyectos sobre doce horas diarias y no sobre ocho. No soy imbécil.

El tiempo es el eje sobre el que se articula mi vida.

No me robes mi vida.

Thursday, February 09, 2006

Machos Alfa.

En los últimos tiempos, he estado estudiando un caso real sobre Liderazgo de un grupo. Podríamos hacer aquí un breve repaso a los tipos y estilos de liderazgo, pero no quisiera extenderme demasiado –puede encontrarse con facilidad literatura clásica en la red-. El caso es el siguiente: el sujeto en estudio, llegó a un grupo de trabajo ya consolidado-eso parecía- en el que el jefe de proyecto ejercía un papel de macho Alfa. Se desvelaría después que esa era solamente una percepción errónea, ya que el era tan egocéntrico que en realidad no sabía lo que sucedía bajo su mando. La llegada del nuevo integrante del equipo, que respondía a cánones culturales diferentes causó ciertos desajustes:
a)el nuevo macho, tenía la experiencia y la energía suficientes como para hacer frente a comportamientos habituales del macho Alfa, comportamientos fácilmente catalogables como faltas de respeto e incluso agresiones verbales a los integrantes del equipo, especialmente al personal más joven y subcontratado. Algunos de estos comportamientos incluían su hábito de hablar por teléfono subiendo el volumen de voz y hacer comentarios sexistas.
b)el nuevo macho no era discreto, especialmente en lo que se refería a las exigencias y las quejas sobre el maltrato del macho Alfa hacia sus subordinados: su lenguaje, sus actos, los derechos de los trabajadores sobre los que pretendía pasar. El nuevo sujeto usaba técnicas de intervención sobre la conducta empleadas generalmente para la entrevista terapéutica: reducción al absurdo, confrontación, etc. No era un experto, pero las empleaba con cierta soltura.
derivado de estas actuaciones, y de algunas intervenciones explicitas por parte del nuevo sujeto, se acentuó la percepción del macho alfa sobre la existencia de un endogrupo –aquellos afines al mismo-, a los que cada vez favorecía más, y de un exogrupo –aquellos que se relacionaban, por la razón que fuese, con el nuevo sujeto-.
Otros sujetos, que pasaron a formar parte del endogrupo, mantuvieron enfrentamientos con el nuevo sujeto. Es posible que fuese debido a la "forma de ser" de éste. Es difícil de decir, aunque datos posteriores, facilitados por vías informales, demuestran que uno de los peores defectos del nuevo sujeto, es su escasa tolerancia a los individuos de corte sumiso o poco hábiles en áreas socioemocionales –no tolera bien a los que considera poco inteligentes-.
Dadas estas circunstancias, el macho Alfa acabó alterándose. No teniendo las habilidades adecuadas para reconducir\n al nuevo sujeto optó por eliminarle del grupo sin previo aviso -¿fue, quizás, pura cobardía?-\nAl sujeto expulsado se le dijo que era un mal ejemplo, una mala influencia. \nNos estábamos enfrentando en este estudio a un sesgo –estábamos de parte del nuevo sujeto desde el principio, a sabiendas de que era el jefe era del estilo más inadecuado, ya que quería hacer pasar su pasotismo por "dar grados de libertad", algo muy típico entre los jefes perezosos que han llegado sin actitud ni aptitud a su puesto y a que su propia indiscreción le hacía demasiado visible-, pero valga como ejemplo.
c)derivado de estas actuaciones, y de algunas intervenciones explicitas por parte del nuevo sujeto, se acentuó la percepción del macho alfa sobre la existencia de un endogrupo –aquellos afines al mismo-, a los que cada vez favorecía más, y de un exogrupo –aquellos que se relacionaban, por la razón que fuese, con el nuevo sujeto-.
d)Otros sujetos, que pasaron a formar parte del endogrupo, mantuvieron enfrentamientos con el nuevo sujeto. Es posible que fuese debido a la "forma de ser" de éste. Es difícil de decir, aunque datos posteriores, facilitados por vías informales, demuestran que uno de los peores defectos del nuevo sujeto, es su escasa tolerancia a los individuos de corte sumiso o poco hábiles en áreas socioemocionales –no tolera bien a los que considera poco inteligentes-.
Dadas estas circunstancias, el macho Alfa acabó alterándose. No teniendo las habilidades adecuadas para reconducir al nuevo sujeto optó por eliminarle del grupo sin previo aviso -¿fue, quizás, pura cobardía?-
Al sujeto expulsado se le dijo que era un mal ejemplo, una mala influencia.
Nos estábamos enfrentando en este estudio a un sesgo –estábamos de parte del nuevo sujeto desde el principio, a sabiendas de que era el jefe era del estilo más inadecuado, ya que quería hacer pasar su pasotismo por "dar grados de libertad", algo muy típico entre los jefes perezosos que han llegado sin actitud ni aptitud a su puesto y a que su propia indiscreción le hacía demasiado visible-, pero valga como ejemplo.
El sujeto no entró en el juego de agresiones verbales de su jefe, que llegó a perseguirle durante varios días en busca de una razón objetiva para prescindir de él. Ese elemento también era doloroso.La tesis de este texto, es que la existencia de un macho Alfa que ha llegado a serlo de forma artificial, es incompatible con la llegada de un macho Alfa natural, y que la incompetencia del primero, puede facilitar el encumbramiento del segundo, ponerle más en riesgo y evidencia, y acabar con el grupo o ponerlo en riesgo serio, incluso siendo un grupo profesional-como era el caso- del que es más difícil escapar debido a la coyuntura económica. Resulta curioso que a pesar de lo que sucede en dicho grupo, los parámetros de rotación de personal, desmotivación, etc. no se tomen en cuenta. Cito ESTA curiosa página web, al decir que un líder informal –un macho Alfa en ciernes- puede llevar a la destrucción del grupo. De hecho, desde la marcha del sujeto ya ha habido varias bajas voluntarias. También os remito a ESTA otra página. No son científicas, pero sí curiosas. También es recomendable leer sobre el PRINCIPIO DE PETER.
Respecto a este caso hay más que comentar, como la actuación de los sujetos más manipulables y sumisos, pero no quiero alargar este post hasta la nausea.

Gracias Duelos, por tus comentarios y por el aviso.