Natanael

Thursday, June 09, 2005

Jobdumping.

Ya que estamos, subastemos la mano de obra. Entre el jobdumping y los carteles de "will work for food" no hay demasiado.
Si el creador de www.jobdumping.de creó la página con buena so con malas intenciones, no es la cuestión, la cuestión es que estemos en un punto en el que sea un servicio utilizado (por lo que sé hay más de 5000 usuarios) por unos y por otros, que haya desesperación como apra hacer el cartel, que haya falta de escrúpulos como para usarlo por parte de las empresas y una falta de solidaridad y de capacidad de lucha como esta que estamos sufriendo.
El proletariado sin conciencia de serlo, no es más que una masa dispersa de esclavos.

Saturday, June 04, 2005

IBM(II)

IBM pacta la salida de la cúpula heredada de PwC Consulting
Una quincena de antiguos socios de PricewaterhouseCoopers Consulting, entidad
integrada en IBM en octubre de 2002, ha firmado su salida de la subsidiaria española
del Gigante Azul. Los términos de la negociación se mantienen en secreto, pero
fuentes internas aseguran que estos consultores, con condiciones laborales al
margen del convenio de IBM, han obtenido finiquitos superiores a 1,2 millones.

Entraron en IBM hace tres años como los galácticos de la consultoría
y con un líder: Hugo Hanna, expresidente ejecutivo de PwC Consulting para España y fundador de la primera oficina en Bilbao, en 1974. Eran un millar de empleados
de la citada consultora de tecnologías de la información y entre ellos figuraban socios del más alto nivel en este país. Los honorarios de estos últimos, blindados antes de la fusión entre ambas firmas, superaban notablemente el sueldo de la presidenta de IBM, Amparo Moraleda, y con el tiempo se han convertido en un lastre para la compañía. IBM cerró la compra de PwC Consulting en octubre de
2002 y desde entonces, según fuentes internas, se ha mantenido un pulso de poder entre los consultores,englobados en la división Business Consulting Services,
y los directivos de IBM, quienes mantuvieron los cargos ejecutivos de la empresa.
Ahora, en plena reestructuración en Europa, IBM España ofrece bajas incentivadas y ha aprovechado para negociar la salida de una quincena de consultores que
formaban la vieja guardia de PwC Consulting. Éstos dejarán la empresa, al igual que otros 400 trabajadores - según cálculos aportados por el Comité de Empresa-, el
30 de junio. Pero sus finiquitos superan con mucho a los del resto, alcanzando en algunos casos los 1,2 millones.'Los socios directores mejor pagados a principios de la década podían rondar salarios de dos millones al año',cuenta un consultor que prefiere ocultar su identidad,'esa cantidad es imposible de mantener en una
estructura como la de IBM'. Y añade que durante los últimos años se ha dado un claro problema de comunicación entre los directivos de Price y la presidencia de IBM: 'Ellos no estaban acostumbrados a trabajar al ritmo que dictan los departamentos de ventas y tampoco estaban cómodos reportando a superiores'.
La lista de bajas incentivadas está en manos de la dirección y no han salido nombres a la luz. Sin embargo,fuentes sindicales aseguran conocer la marcha de parte
de la antigua cúpula de PwC Consulting: 'No podemos hablar de este tema porque las negociaciones son privadas y no hemos mediado'.Consultada por este periódico, la
empresa dice continuar con su decidida apuesta por los servicios y adelanta que se promocionará a consultores en los próximos meses.Otro aspecto confirmado es que se
mantiene al frente del área de consultoría a José Luiz Rossi,procedente de Price y sustituto hace un año de Hugo Hanna.



Una integración de difícil digestión
IBM cuenta con una plantilla de 6.500 personas en España, de los que un millar proceden de la integración con la consultora PwC Consulting en 2002. El de los
sueldos del equipo absorbido ha supuesto un lastre para las cuentas de IBM, que incrementó los gastos consolidados de personal de 291,4 millones en 2002 a
los 383 millones de 2003. Esa diferencia de 92,6 millones al cumplirse un solo año de la compra de PwC Consulting llegó a arrastrar a la filial de servicios IBM Global
Services a pérdidas (de 36,8 millones en 2003, último ejercicio registrado) e incluso fue uno de los motivos que empujó a IBM España a presentar números rojos por 1,9 millones ese año.
Actualmente, IBM pide voluntarios que abandonen la empresa. Las negociaciones entre el departamento de Recursos Humanos y cada trabajador son individuales aunque la base ofertada es la misma para todos: 45 días de sueldo por año trabajado.
Este no es el primer caso en que se habla del personal de IBM en los últimos años. La firma informática ha reconocido que absorbió PwC Consulting en un momento
en que flaqueaba el negocio de la consultoría, por lo que el nuevo equipo pasó meses de escasa actividad. De hecho, a comienzos del año pasado unos 350 empleados
permanecían sin cometido alguno.

IBM (I)

IBM: una reestructuración coherente con
su nueva estrategia
Jaume Llopis
e-business Center PwC&IESE
13/05/05
Cuando en 1983 apareció el bestseller “In Search of
Excellence”, de Tom Peters y Robert Waterman, IBM era
considerada una de las empresas excelentes de aquella
época. Sólo diez años después, el Gigante Azul estaba al
borde de la quiebra. La empresa se vio así obligada a
reinventarse a sí misma y adaptarse al nuevo mercado de
los ordenadores personales, no sin antes acometer una
drástica reestructuración con miles de despidos a escala
mundial, y un cambio de estructura y estilo de dirección a
cargo de Lou Gerstner.
En palabras de Samuel Palmisano, actual CEO de la
compañía, la IBM de hoy no se parece en nada a la empresa
de hace una década, ni tampoco es comparable a la
compañía de hace cinco años. Palmisano segura que
“hemos decidido recrear IBM otra vez” y que “IBM hoy no
es la misma compañía de hace sólo unos pocos años”.
En una entrevista a El País, el vicepresidente de IBM, Nick
Donofrío, mantiene que “IBM está viviendo tremendos
cambios”, que “hoy somos la mayor consultora tecnológica
del mundo” y que “somos una compañía de soluciones”. En
la actualidad, IBM es una empresa de servicios, de
consultoría, cuya misión es resolver los problemas de sus
clientes.
El éxito de una nueva estrategia depende de una adecuada
implantación. Hay que adaptar la estructura, los sistemas de
gestión e incluso la cultura organizativa a la nueva
estrategia. Tiene que haber un fit, una coherencia entre la
estrategia y la organización. Y esto es, precisamente, lo que
pretende la nueva estructura. Esto también explica el
ascenso de Amparo Moraleda, que añadirá a sus
competencias como directora general para España y
Portugal, el control de Grecia, Israel y Turquía.
En una compañía de servicios, el personal es el aspecto con
más peso en el coste de producción, pero también es el
activo más importante de la empresa. La reestructuración,
con la supresión de miles de empleos, es un paso obligado:
la compañía no necesita tanto personal, sobre todo después
de la adquisición de la división de consultoría de PwC. Por
otra parte, el capital intelectual es la base del éxito de la
empresa. Como nos explicó Amparo Moraleda en una sesión con estudiantes del MBA
del IESE, la directiva dedica una gran parte de su tiempo al contacto con todas las
personas de la organización.
La estructura basada en la pérdida de competencias de París y en la creación de los
Integrated Market Teams (IMT) y los Integrated Operating Teams (IOT) persigue, ante
todo, estar más cerca de los mercados y de las necesidades de los clientes y crear una
organización enfocada a los resultados, en lugar de a las funciones.
Las prioridades del trabajo de Amparo Moraleda –que pudimos conocer el pasado mes
de febrero en el IESE— ya estaban claramente dirigidas a esta nueva misión, al nuevo
propósito de IBM: crear una organización mucho más centrada en el cliente y sobre
todo, con gran énfasis en las personas. Para ello hay que conocer, comunicar, motivar y
actuar como coach, tutor de todas las personas de la empresa a través de una gran
dedicación personal, en viajes, reuniones formales e informales, conferencias, etc. El
objetivo es transmitir la nueva estrategia y los nuevos valores de la empresa:
“dedicación de todos al éxito de cada uno de nuestros clientes” y “la innovación es lo
que cuenta”.
La reestructuración y el cambio organizativo buscan la coherencia con esta nueva
estrategia, estilo, valores y cultura corporativa.
Una vez más, en pocos años, IBM se reinventa y, consecuentemente, adapta su
organización a la nueva estrategia y a los cambios del entorno. Según Nick Donofrío
“IBM está mejor posicionada para tener éxito en el siglo XXI de lo que lo estuvo en el
XX, y eso que en el siglo pasado tuvo mucho éxito”. El tiempo nos dirá si, como en
otras ocasiones, el profundo cambio será beneficioso para la empresa y todos sus grupos
de interés.

XXX

1 Los resultados de IBM en el primer
trimestre de este año no han cumplido
con las expectativas del mercado: su
beneficio de 1.092 millones de euros
supone un valor de la acción de 0,67
céntimos de euro, frente a los 0,70
centavos que preveían los analistas.
Aún así, IDC asegura que la
facturación de IBM ha crecido un 6%,
por encima del 4% medio que
alcanzado por el mercado español.
2 La reestructuración de IBM
convierte a Madrid en la capital
europea para coordinar las operaciones
de Francia, norte de África, Italia,
Bélgica, Holanda, Luxemburgo,
Grecia, Israel, Turquía, España y
Portugal. De ello se encargará
Dominique Cerrutti. Los mercados de
Alemania, Reino Unido, Irlanda,
países nórdicos, Suiza y Este de
Europa se gestionarán desde Zúrich y
estarán a cargo de Colleen Arnold.
3 La compañía dedicará a la
reorganización más de 2.300 millones
de euros durante los dos primeros
trimestres de este año. Para rebajar
costes, IBM trasladará algunas
operaciones a países de Europa del
Este. Además, el despido de hasta
13.000 empleados puede suponer unos
ahorros de 390 millones de euros en el
segundo semestre de 2005 y unos 780
millones de euros en 2006.
4 IBM intentará negociar la reducción
del número de trabajadores en Europa
mediante salidas voluntarias. El
anuncio del recorte de plantilla se
produce tras la venta de la división de
PC de IBM a Lenovo, que ha
supuesto el traspaso de 9.000
trabajadores del gigante americano a la
compañía china; y tres años después
del recorte de 15.600 empleos en
2002.