Natanael

Wednesday, September 28, 2005

Ya está bien.

Vale, ya me han llamado radical alguna vez. Estoy de acuerdo. Estoy de acuerdo en que esto del anonimato quizás sea sobreprotector y hasta un poco cobarde, ¿quién no lo es en estos días? También quiero aclarar, que yo mismo he puesto un link a lo de Axpe, pero que me dan ganas de quitarlo, no por el artículo original, sino por algunos de los comentarios. Creo que se están yendo de madre. Yo he acumulado ira y bilis durante años, he visto la injusticia laboral de cerca, la mía, la de mis padres, la de amigos que han sufrido despidos con excusas nauseabundas, la de familiares cercanos que han sufrido el tan cacareado mobbing, la de gente que se atraca de antidepresivos... por todo eso comenzó esta bitácora, pero me gusta meditar lo que en ella pone, porque este tema, siempre acaba igual cuando hablas sobre él en los bares: una sarta de blasfemias contra el mismo jefe, generalmente intermedio, al que vas a ver el lunes siguiente como si no hubiese pasado nada.
Bueno, pues he aquí mi opinión, y si no gusta, mejor, que aquí estamos para hablar.
Creo que la consultora en cuestión, tenía mejores medios para defenderse, si es que todo le parece una farsa, y que el tiro le ha salido por la culata, pero...
Creo que a sus clientes les va a dar igual. Se negocian precios, tiempos, nunca he oído preguntar a un cliente algo como ¿vaís a tratar bien a vuestros recursos mientras dura el proyecto? Es más, los hay que te obligan a caminar kilómetros (sí, kilómetros) dentro de sus instalaciones para llegar a tu puesto, los hay que te impiden el uso de su comedor, de sus autobuses a la estación... ¿es que nadie se ha parado a pensar en esto?
He leído en algunas bitácoras, que la cosa alcanza cotas de difamación, y es cierto, no me gustan los insultos fáciles, por eso me referí al artículo de Vargas Llosa, porque el tío se muestra como un maestro a la hora de argumentar sus críticas, y él, no habla de una consultora más o menos conocida, sino de todo un mito, creo que debería alguno repasarla y tomar ejemplo. Sin embargo, me parece que no toda empresa que se porte mal con sus empleados debería salir impune por falta de pruebas documentales, y no me refiero a ésta en concreto, sino a cualquiera que se comporte como si tratase con esclavos.
He leído también, en bitácoras que respeto, como la del consultor anónimo, comentarios sobre los sueldos, sobre las catorce horas, etc. Bueno, lo cierto es que sí, que hay sitios buenos y sitios malos. Ya sea por formación, porque el momento era más adecuado, o porque había algo a lo que agarrarse ( la razón me da igual ), hay quien cae en mejor sitio, y es difícil situarse en la mente del que está en peores condiciones si no se ha vivido, y lo digo yo, que me quejo, sí, me quejo de mi empresa, pero que sé, que al lado de otras muchas (y he estado en un par de sitios) está tratándome con un respeto que algunos empresarios no son capaces de entender. Por eso, quiero recordar a todos, los defensores y detractores, que, en estos tiempos, no todo el mundo tiene lo que se merece ¿o creéis de verdad que los chavales que salen de la facultad y se ponen a tirar líneas de Javascript por una miseria y con un contrato de veinte minutos son peores de verdad que muchos veteranos que tienen unos derechos de esos que ponen los dientes largos?
Lo de las facturas hinchadas... lo siento, hasta que no caiga parte de esa factura de verdad en los chicos que constituyen el grueso de las fuerzas, no cuela. LAS PERSONAS NO SON SOLO UN RECURSO.
¡Ah! ¡Otra cosa! No seamos tan neoliberales, que los trabajadores, cuando negocian con la empresa, NO lo hacen EN IGUALDAD DE CONDICIONES.
Pero bueno, construyamos utopías, que para eso estamos, el verdadero boicot a la empresa (que lo merece, que no todas, repito, no todas son tan malas) comienza por uno mismo. Al trabajador de base le queda la unión, le queda el cerebro, le queda, sí, por duro que parezca, el abandonar, ya sea solos, o en bloque.
Tirar la piedra y esconder la mano, hacer una pintada en un lavabo, llorar como una niña durante toda una vida, no es la solución: haced huelga de celo, ABANDONAD EL LAPICERO a la hora en punto, convenced a vuestro compañero, ese tan trepa; reclamad cada hora de más, cada domingo; denunciad, si cabe, para que un inspector de trabajo se presente por fin en las dependencias de la empresa, que ser pesado ayuda siempre; allanad el camino a un comité con vuestra firma (generalmente, cuando alguien lo propone, son los llorones los primeros en rajarse); Quejaos a vuestro jefe, no al guardia de la garita.
En síntesis, la lucha por un mundo más justo, no consiste en insultar en una web, por mucho que descargue, o en discusiones asamblearias junto a la máquina de café, sino en hacer frente a las personas que forman las corporaciones, en dar en arreglo a lo que se recibe, y no con arreglo a lo que podría recibirse o al castigo, como si fuésemos ratones de laboratorio esperando la descarga o la bolita de comida.

Y si no, va a ser que es verdad que tenemos lo que nos merecemos.

Mañana más.

Sunday, September 25, 2005

Anti empresa, en concreto, hoy presentamos...

Si puedes vivir a toda velocidad, vive; si no puedes, escribe; si no puedes escribir, postea; si no, lee; si no, escucha; si tampoco puedes escuchar, medita, si no puedes meditar, duerme; si no puedes dormir, es que necesitas cambiar de trabajo.

Anónimo, por poco conocido, más que nada.

Eso, que en vista de el poco tiempo que puedo - podemos - dedicar estos días a nuestro querido blog, vuelvo a actuar de archivero, catálogo, apuntador. Dejo estos enlaces sólo como se deja un pensamiento caer mientras se viaja en autobús, de mi “provincia” a Madrid, de Madrid, a ninguna parte (que me han dicho que el aeropuerto está fatal)


Anti-Axpe: espero que siga allí cuando despertéis.
De interés general.

Si alguien tiene información sobre otras "casas"...

Saturday, September 17, 2005

No comulgo (¿comulgamos?) políticamente con Vargas Llosa, eso es cierto, pero no se puede negar que su prosa es - no utilizaré epítetos - buena. Además, en este artículo, la utiliza en contra de un emblema moderno, como es el Che Guevara. Merece la pena leerlo, especialmente, la primera parte, en la que dice cosas como: “Che Guevara, quien tanto hizo por destruir el capitalismo, es hoy una marca quintaesencial del capitalismo...”
Y ese es sólo el comienzo.
Este blog que estáis leyendo, no tiene como objeto el comentario político porque sí, sino que se fijó un objetivo: tratar de una forma “abierta” el mundo del “Proletario Tecnológico”, pero es que el que suscribe, habló hace poco con una persona de Madrid, con la que comentó este mismo tema, referido a éste y otros símbolos y acabó con varias cuestiones que meditar:
¿La verdad nos hace libres?
Si es así, ¿nos hace eso más felices?

Algunos psicólogos nos dirían que no, que conocer la verdad puede minar la motivación intrínseca, desbloquear el autoengaño y, en resumen, sacarnos de las ensoñaciones en las que la publicidad, la educación moderna y por lo tanto, los poderes, nos habían sumergido para que fuésemos productivos.
Enlazo aun artículo de alguien que ha despertado, por lo que se ve, de repente. A mí me ha llegado este enlace ya por varios medios, así que, no cogerá de nuevas a mucha gente.
Sin salir de este post, desordenado, mal estructurado, quizás porque en estos días me apresuro con todo lo que hago, quisiera plantear un deseo: el advenimiento de un libertador o revolucionario, que no llegue a liberar países, sino mentes que ya no procesan. Tal vez así, la próxima vez que vayan a votar algunos ciudadanos del mundo, no se decanten por el que aún tiene que pedir permiso para ir al lavabo.

Perdonad mi estado de ánimo.

Wednesday, September 14, 2005

Va de noticias del periódico.

En esta noticia sólo se dice una minúscula parte de la verdad. Seguro que los que trabajan en según que sectores, no piensa de la misma manera. Es lo que tienen este tipo de estadísticas, que se refieren a casos declarados, encontrados, y no apuntan, particularizan, investigan. Decir, sin ir más lejos, que el que suscribe, sólo regala ese tiempo, es mentir, y no soy precisamente el más explotado de mi sector - el tecnológico - y no estoy en el peor de los sitios. En esta otra - sí, lo siento, las dos son de EL PAIS, pero cambiaremos de inmediato - se acercan un poco más a la realidad, y es que en los anuncios debería poner, además de palabras como, dinámico, trabajar en grupo, capacidad, mejores, gran empresa, otras, como sumiso, sin ir más lejos.