Natanael

Thursday, December 29, 2005

Horarios.

Ignacio Buqueras, el presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles y su Normalización con los demás países de la Unión Europea, ha sido entrevistado en CUATRO. Su propuesta es, cuando menos, cabal. Argumenta que los horarios interminables son una herencia de los tiempos más malos de nuestra economía, cuando nuestros padres y abuelos se pluriempleaban - algo impensable hoy en día, ya que un solo trabajo exige una vez y media el horario por el que se te contrata-. Es algo que siempre he defendido usando la metáfora del corredor de maratón: el sistema actual de horarios y evaluaciones en las empresas tecnológicas, es equivalente a premiar al corredor que más tarda en hacer los cuarenta y dos kilómetros de la carrera o, y esto es lo más probable, esperar que corra al mismo ritmo que usaría para ganar hasta que muera extenuado. Podría seguir insistiendo, pero prefiero dejaros un enlace sobre el tema de una entrevista en Laboris al propio señor Buqueras, . Además, incluyo otro enlace, a la editorial que ha publicado “Guapos y Pobres”, de Alfredo Ruiz. Hay que buscar un poco, de momento está en Novedades. No lo he leído aún - confieso -, pero he escuchado al autor en la radio por la mañana, y me parece que al menos hay que mencionarlo. Va ahí mi grano de arena.

Tuesday, December 27, 2005

No recuerdo, en los numerosos cursos obligatorios, haber leído entre los riesgos laborales sobre el síndrome del “túnel carpiano” (ni sobre el de “la clase turista”). No, no lo recuerdo, igual que no recuerdo que me hayan informado adecuadamente de cómo el estrés puede afectarme, y de que la meditación y el yoga están muy bien, pero que han de ser algo que se practique diariamente, y que, unas piojosas vacaciones navideñas, aunque me den días extras, como me consta que hacen algunas organizaciones - entre otras alguna que he “visitado” - no pueden suplir hábitos saludables para la existencia.
Hay mucho que debatir sobre la salud del trabajador de oficina. Aunque el libro de Ángel Cárcoba (uno de los autores de este ártículo, que merece la pena leer, auqnue pille un poco lejos a los trabajadores de oficina), Democracia, desigualdad y salud, no escoge a este tipo de trabajador en su texto, expone una idea interesante: la empresa está desviando al trabajador la responsabilidad total sobre su salud. Esto, en pocas palabras, significa que si un trabajador sufre un gran nivel de estrés, no es porque algo está mal en el sistema que le rodea, sino porque él - el trabajador - no sabe controlarlo.

Está claro que algunas corporaciones hacen algo para “ayudar”, pero habría que tener en cuenta el engaño que puede estar suponiendo. Por ello, me remito a esta carta, ya famosa en el entorno tecnológico, escrita por una esposa harta de que su marido sea engañado con caramelos. Merece la pena, si podéis defenderos en inglés, darle una buena leída a parte del material que se ha generado sobre ella.
Por cierto, haré un breve comentario sobre el estrés el día menos pensado: lo que representa, un poco de biología y como luchar contra él. Hoy me habéis pillado cansado. Dejo unos links al respecto para que los disfrutéis si podéis.

Sunday, December 11, 2005

La Verdad os Hará Libres.

Siguiendo el patrón del anuncio de la ONCE, no siempre el deseo de ser libres puede materializarse según nuestra idea. Por ejemplo, todas las empresas que sigan el "estado del arte" (puajjj!) de las técnicas del management expresan el deseo de escuchar lo que sus empleados tengan que decir. ¿Es esto realmente cierto?
Una regla esencial para sobrevivir en una organización es saber que no todo el mundo puede decir la verdad. Entonces, ¿Quiénes pueden? Principalmente los que poseen el poder dentro de la organización. Aquellos a los que se reconoce autoridad en alguna materia, podrán decir la verdad en esa materia. ¿Puede decir la verdad alguien más? Por supuesto, los bufones. ¿Cuál es su patente de corso? Que los que detentan el poder o la autoridad no se sienten en entredicho por lo que dice o hace el bufón. Este tipo de personas existen en las empresas, vosotros sabréis reconocer rápidamente a los que os rodean.
Así que ya sabes, si no tienes ni poder ni autoridad, salvo que seas el bufón del director general, no abras la boca, sino es de una manera organizada con el resto de tus compañeros. Y si eres el bufón, recuerda a Shakespeare, como nos mencionan aquí, y piensa que tu tiempo también puede acabarse.

Friday, December 02, 2005

Un pequeño comienzo.

Sí, Telémaco y otros amigos de la blogosfera, lo cierto es que estoy quemado, metido en uno de esos ciclos en los que el trabajo acaba con tu vida, no influyendo en una forma indirecta, sino acabando con las horas libres, haciéndote claudicar, anulándote.
En los ratos muertos - esos que no son libres, pero en los que haces esperas en las que no hay acción ni reacción a nada - estaba elaborando una lista de tópicos sobre los que escribir un pequeño ensayo, quería elaborarla, matizarla, categorizarla, pero, que diablos, voy a exponerla un poco, por si alguien quiere aportar algo. La línea común sería algo así como: los trabajos relacionados con la tecnología y la destrucción de la personalidad. Sí, sé que se parece demasiado a “La Corrosión del Carácter”, pero dadme tiempo. Por cierto, mi nombre de verdad, no es Natanael, pero lo elegí, porque se cree que es el verdadero nombre del apostol Bartolomé, que tampoco es mi nombre (un poco de humor) pero que fue despellejado.


Lista de tópicos.

1. El trabajo como maldición: la imposición del trabajo por los estatus superiores y el manejo del trabajador a través de ética y religión.
2. La formación del trabajador tecnológico: la imposibilidad de estar al día; como se responsabiliza al trabajador de lo que debería ser llevado a cabo de forma ordenada y por la empresa, la maldición de el self training. // Los vacíos de conocimiento: ¿qué pasó con mis analistas? ¿Por qué no hay perfiles adecuados? // El engaño de la “formación durante la realización del trabajo”.
3. El juego sucio: condenas al ostracismo, trabajadores “abandonados” en los pasillos; manejo del rumor: el envío de globos sonda, crear un clima de miedo para que los trabajadores se muestren más sumisos con eslóganes del estilo “la cosa está muy mal” o “están controlando mucho”; manejo del miedo, la búsqueda de los puntos flacos; divide y vencerás: la separación de la unidad familiar para crear plena disponibilidad;
4. secretismo, ¿por qué no sé lo que cobran mis iguales?;
5. Pasar los gastos: un mecanismo de ahorro por parte de la empresa gracias al que trabajar puede salir caro.
6. Derechos irrenunciables: hay que leerse el estatuto de los trabajadores; no debemos olvidar a los que lucharon para que tuviésemos nuestros derechos.
7. Confusiones: el orgullo profesional puede ser autoengaño, si la tarea no está bien hecha por falta de tiempo, no es porque seas un inútil; quedarse en el trabajo a deshora, no sólo te perjudica a ti.
8. Globalización: el nuevo miedo es real, es patético, y ellos lo saben.
9. Los vacíos de poder: quién es el jefe. // Modelos de poder y gerenciales. // Vacíos entre las castas: ¿cómo deciden los que no saben que es lo que hay que hacer cuanto se va a tardar en hacerlo? // El verdadero sentido del principio de Peter. // La endogamia grupal de los jefes, o como se eligen entre los de su misma clase.
10. Los proyectos en las TIC, la falta de lazos duraderos.
11. Saber utilizar vs. saber hacer: la sociedad del manejo, o como tu coche tiene demasiados extras.
12. Factores estresantes catalogados: la ambigüedad de la tarea y la ambigüedad de rol. // El estrés y la salud. // Salud laboral: como se responsabiliza al trabajador de su propio estado de salud y a la vez se le impide tomar medidas para mantenerla. // Los problemas de la falta de “rutina” // Los riesgos laborales que no aparecen en los manuales.
13. Disonancia cognitiva: lo que hay detrás de “me gusta mi trabajo” o “aprendo mucho”.
14. Mensajes equívocos: las evaluaciones al trabajador. // Los objetivos irrealizables e imposibles de medir.
16. Bibliografía.
17. Tratamiento de estos temas en el cine, teatro, televisión (Gracias, “No he venido...”, la idea es tuya, la saqué de tu blog)
18. Comunicación empresarial, relaciones fuera del trabajo, el amiguismo, el nepotismo, el peloteo.
19. La falta de herramientas: cómo hacer el trabajo con software pirata y buscándote la vida.
20. Los manuales de autoayuda: quítate el estrés, aprende alemán, aprende a manejar tu tiempo: pasquines para el engaño. // “Literatura” empresarial: ¿Quién se ha llevado mi sueldo? ¿Pescao?
21.La necesidad de tener sumisos en el grupo para que sea más fácil manejar a los demás.
22. La necesidad de las TIC y como influye eso en los trabajadores del sector.
23. La construcción de herramientas para explotar mejor a los demás.
24. ¿Seguro que hay que mantener al trabajador contento? ¿Es de verdad rentable con los sueldos que hay y la mano de obra que hace cola para cada puesto?
25. Competencia interna.
26. Ideas neoliberales respecto al mercado de trabajo.
27. Las medidas del trabajo: el que más horas hace es mejor // por que no(s) del teletrabajo. // Las personas que hacen la organización: la diferencia entre lo que se promueve y lo que de verdad hacen los estratos gerenciales.
28. Si somos “inteligentes” como individuos, ¿por qué actuamos así? // Las acciones como grupo. // Visión reduccionista del funcionamiento de las cosas: el conductismo radical en la empresa.

Para empezar a hablar.